FriasPolicialesPortada

“Ya está hecho; ya me deshice del arma”, habría revelado uno de los apresados

Se trata del caso del productor Ricardo Peñaflor, desaparecido en Frías. Esto trascendió en las últimas horas

25/08/2019.- Ricardo Peñaflor era un pequeño productor de 60 años que vivía en la localidad de Chañar Laguna, departamento El Alto, Catamarca. Se dedicaba a criar animales para venta por menor y consumo doméstico. Desapareció luego de visitar a su hija y días después, la Policía encontró su camioneta con un cuerpo calcinado en la caja del rodado.

Se sospechó que se trataba del catamarqueño. De inmediato, la Policía inició las averiguaciones sobre el caso, encabezadas por el fiscal coordinador de Choya y Guasayán, Dr. Gustavo Montenegro y la fiscal de turno de la mencionada circunscripción, Dra. María Belén Pan.
Las averiguaciones se iniciaron el 6 de agosto, luego que Dardo Peñaflor hermano de Ricardo se presentara en sede policial, donde radicó una denuncia por el paradero de su familiar.

Según manifestó, el productor había llegado a la ciudad de Frías para percibir sus haberes mensuales de una pensión por discapacidad que tenía y luego visitó a su hija. Ricardo habría sido divisado por ocasionales testigos cuando estaba junto a un sujeto  Saúl Jerez y se presentó en un centro de movilización política, donde consultó sobre el lugar y la mesa donde votaría en las elecciones de las PASO. Luego, abordó su camioneta —Ford F-100 blanca y se retiró del sitio.

Dardo intentó comunicarse en retiradas oportunidades con Ricardo, al igual que la hija del productor. Pero la comunicación no fue posible, ya que el celular permanecía apagado. Con el paso de las horas y sin ninguna noticia sobre su paradero, radicó la denuncia por su desaparición.
El miércoles 8 del corriente mes, la angustia de la familia Peñaflor se agudizó. La camioneta de Ricardo había sido encontrada incinerada y con un cuerpo carbonizado atado con alambre en la caja del rodado. De inmediato, la Policía y los fiscales se dirigieron al paraje denominado Brea Chimpana, departamento Choya distante unos 10 kilómetros de la ciudad de Frías.

De inmediato se iniciaron las averiguaciones del caso. Tras un arduo trabajo de investigación, los efectivos de la División Homicidios y Delitos Complejos de Capital lograron aprehender a cuatro personas: Saúl Jerez (60 años), el policía retirado Lindor Alfredo Rodríguez (55), Nicolás Miguel Vega (49) y Claudia Viviana Pereyra (51). Todos eran conocidos de Jerez y habrían realizado diversos negocios.
Según se desprende de la investigación penal preparatoria, Jerez y Ricardo Peñaflor habían iniciado un negocio con la mensura de un campo de aproximadamente 60 hectáreas.

Peñaflor había realizado todos los trámites y había gastado aproximadamente 35 mil pesos. Con el tiempo habría comenzado a exigirle a Jerez que le firmara los papeles donde se le cedía la parte que le correspondía del campo, según el acuerdo al que habían llegado. Pero Jerez se negaba y siempre le decía “que lo haría al día siguiente”. Ante esta situación, Peñaflor decidió llevar sus animales al campo. Ese habría sido el detonante de la tragedia que le costó su vida.

“Ya está todo hecho; ya me deshice del arma”, habría dicho Jerez a uno de sus cómplices en un audio que fue enviado a través del servicio de mensajería. La Policía logró acceder a esos audios y de este modo se logró descubrir el misterio que rondaba en torno al cuerpo carbonizado hallado.
Según se conoció, los investigadores analizan aproximadamente dos audios que habrían sido enviados por Jerez y el otro por una familiar de este. En ambos mensajes de voz, los sospechosos habrían intercambiado información sobre el lugar donde estaba guardada el arma de fuego empleada para ejecutar a Peñaflor. La cual fue secuestrada posteriormente por los investigadores.

Según la autopsia, Ricardo habría sido ejecutado de un disparo en la cabeza. En el examen forense se secuestró una bala que se encontraba alojada en el cerebro. Tras la ejecución, fue trasladado al campo donde finalmente fue encontrado. Los investigadores presumen que habría sido prendido fuego y abandonado en el sitio, tras su muerte.

Celular apagado en un campo

Según se desprende de la investigación que lleva a cabo la Policía y el Ministerio Público Fiscal, encabezada por los fiscales Gustavo Montenegro y Belén Pan, el lugar donde fue apagado el celular sería donde habría sido asesinado Ricardo Peñaflor.
El último impacto de contacto realizado desde el celular de Peñaflor se produjo en el campo, que es propiedad de Saúl Jerez, en la provincia de Catamarca.

También, esta información coincide con los testimonios brindados por los testigos a los efectivos que se encuentran realizando las averiguaciones del caso. Los mismos manifestaron que habían visto a Peñaflor con Jerez ingresar a la propiedad de este último.

Participación de los detenidos

Mientras se esperan los resultados de los exámenes forenses realizados al cuerpo calcinado y atado encontrado en la caja de la camioneta de Peñaflor, la Policía y los representantes del Ministerio Público Fiscal tratan de determinar fehacientemente la participación de cada uno de los detenidos en el caso.

Se trata de Saúl Jerez (60 años), el policía retirado Lindor Alfredo Rodríguez (55), Nicolás Miguel Vega (49) y Claudia Viviana Pereyra (51), todos residentes en la provincia de Catamarca. Los detenidos se encuentran imputados del supuesto delito de homicidio agravado por la participación de dos o más personas.
La Policía continúa con las averiguaciones sobre los pormenores del aberrante caso.

Mostrar más

También te puede interesar...

Close